10 Errores al hacer storytelling que no debes cometer

10 Errores al hacer storytelling que no debes cometer

Existen diferentes técnicas para destacar en el mundo del marketing digital, como la publicidad, en este caso de la mano de la agencia de publicidad SEM Seovalladolid.es. Si bien es un gran complemento, no es lo único, porque queremos destacar otras estrategias como el storytelling.

El storytelling es una herramienta poderosa para conectar con tu audiencia, transmitir mensajes y dejar una impresión duradera en general.

Sin embargo, lograr un storytelling efectivo no es sencillo y está plagado de posibles errores que pueden arruinar incluso las mejores historias.

No conocer a tu audiencia

Uno de los errores más fundamentales en el storytelling, lamentablemente común, es no tener en cuenta quién es tu audiencia. Sin conocer sus intereses, valores y necesidades, es imposible crear una historia que resuene con ellos.

Contrata servicios de outreach para resolver el tema o investiga y entiende a la misma antes de comenzar a narrar tu historia. Para ello, utiliza herramientas como encuestas, análisis de datos demográficos y entrevistas para obtener una imagen clara de quiénes son y qué les importa.

Carecer de un propósito claro

Una historia sin un propósito claro es como un barco a la deriva, y es que sin un objetivo definido, tu narrativa puede sentirse dispersa y desorientada, perdiendo su capacidad de captar, pero además, de mantener la atención de los otros.

Pregúntate qué quieres que la audiencia piense, sienta o haga después de escuchar o leer tu storytelling. Para apuntar claramente, asegúrate de que cada parte de tu narrativa contribuya a alcanzar ese propósito.

Indicar exceso de detalles

Es fácil caer en la tentación de incluir demasiados detalles, pero esto puede hacer que tu historia se vuelva tediosa y pierda impacto. El exceso de información puede sobrecargar a la audiencia y diluir el mensaje principal.

Concéntrate en los elementos clave que realmente importan y mantienen el interés de tu audiencia. Pregúntate si cada detalle es necesario para entender el punto principal de la historia. Si no lo es, es mejor omitirlo.

Falta de autenticidad notoria

La autenticidad es esencial en todo sector en el que puedas pensar, más en este, y si tu audiencia percibe que tu historia es falsa o forzada, perderás credibilidad y conexión emocional.

Lo más recomendado es ser genuino y honesto en tu narración, al menos en la mayoría de la misma. Haz uso de experiencias reales y emociones sinceras en lugar de inventadas.

Ignorar la necesidad del conflicto

Toda buena historia necesita conflicto para ser interesante, por lo que un error común es presentar historias demasiado perfectas o sin obstáculos. El conflicto crea tensión y mantiene a la audiencia comprometida con el desenlace.

Uso ineficaz de personajes

Los personajes son el corazón de cualquier historia, como una guía de link building para el posicionamiento SEO, y es que sin los personajes, el corazón no podría latir. Si no desarrollas caracteres con los que tu audiencia pueda identificarse, tu historia perderá impacto.

Dale a los mismos, profundidad, motivaciones claras y un arco de desarrollo coherente. Es esencial que evolucionen a lo largo de la historia y que sus acciones sean consistentes en general.

No generar emoción

Las historias que no evocan ninguna emoción suelen ser olvidables. Ya sea alegría, tristeza, sorpresa o miedo, tu narrativa tiene que provocar una respuesta emocional en tu audiencia. Conoce qué emociones quieres evocar y construye tu historia en torno a ello.

Subestimar el poder de la simplicidad

Complicar tu historia con demasiados giros, personajes o subtramas puede hacer que sea difícil de seguir y entender. La simplicidad es poderosa, por lo que es bueno eliminar cualquier elemento que no contribuya directamente a ese mensaje.

Saltarse la estructura básica

Las historias efectivas suelen seguir una estructura bien conocida, y claro, definida, con un comienzo, un desarrollo y un desenlace. Ignorar esta estructura puede hacer que tu narración sea confusa y difícil de seguir.

Lo básico es que tenga una introducción clara que establezca el escenario y los personajes, un desarrollo que construya la trama y el conflicto, y un desenlace que resuelva la historia y proporcione cierre.

No tener un cierre sólido

Una historia sin un cierre adecuado deja a la audiencia insatisfecha, y le quita peso a todo lo que has contado. Antes de concluir tu historia, esta tiene que haber resuelto el conflicto y dar esa sensación típica, o no tan típica, de cierre.

Sabiendo de estos errores, es más fácil no cometerlos, siendo más posible generar una historia maravillosa que atrape a la gente. Ahora bien no cometas tampoco el error de dejar de lado a los profesionales, con servicios complementarios como los que te brindan las agencias de posicionamiento o de outreach antes recomendado.