Es posible que hayas escuchado el término antes, especialmente si tienes o estás pensando en tener tu propio sitio web, pero ¿qué significa exactamente «alojamiento VPS administrado»?

El servidor privado virtual (VPS) es una opción de alojamiento web de uso regular disponible para sitios web y empresas.

Sus beneficios lo han hecho una alternativa muy popular entre los propietarios de negocios, ya que es rentable y puede adaptarse para satisfacer requisitos específicos.

Este tipo de hosting puede ser vital para el éxito de tu negocio online, así que aquí te contamos qué es un VPS administrado y todo lo que necesitas saber al respecto.

Todas las páginas web Valladolid que hemos diseñado y tienen un número significativo de visitas diarias, son alojadas individualmente en un VPS. Además y si lo deseas realizamos posicionamiento orgánico y tenemos muchos acuerdos con multitud de medios para comprar enlaces de calidad.

¿Qué es y para qué sirve un VPS administrado?

El VPS es una forma de hosting muy rentable, diseñado para que las pequeñas o medianas empresas obtengan más eficiencia y flexibilidad que la que ofrece el alojamiento compartido, basado en Linux o Windows y sin servidores dedicados caros.

Es una máquina virtual basada en servidor en la nube y que dispone de software personalizado, así como de recursos de servidor dedicados.

Es la opción ideal, ya que tiene al final un coste menor que el alojamiento dedicado y una mayor funcionalidad o características que el compartido. Al igual que este último, el entorno es compartido, pero se beneficia de una cantidad limitada de usuarios por servidor, lo que lo hace más poderoso y eficiente.

La cantidad de RAM y de almacenamiento en disco de cada servidor es dividida por igual entre los usuarios. La separación en el servidor significa que si otro usuario alcanza su límite de RAM y su sitio deja de funcionar, el tuyo no se verá afectado.

También proporciona mayor confiabilidad, seguridad y rendimiento que el entorno compartido de Windows o Linux. Además, cada usuario obtiene acceso de root a la máquina del servidor y tiene la libertad de instalar aplicaciones y realizar cambios sin requerir el permiso del proveedor de alojamiento.

Si tu «vecino» en el servidor VPS es pirateado, hay pocas posibilidades de que la infección se propague al tuyo, ya que los hipervisores crean entornos informáticos separados con seguridad de red de varias capas.

¿Por qué es “administrado”?

Se dice que es administrado porque es un servicio en el que no necesitas preocuparte por nada relacionado con el control de la gestión del servidor.

El equipo de la empresa que hayas contratado trabajará continuamente para ayudar a que tu servidor virtual funcione con precisión y puedas tomar el control total sin tener inconvenientes.

Puedes dejar los complejos procesos de administración del servidor a tus proveedores de servicios VPS.

Administrado vs. autogestionado

En el VPS autogestionado eres tú quien se encarga de administrarlo.

El proveedor solo es responsable de entregarte el VPS, mantener el hardware y otras verificaciones de estado de rendimiento, pero el resto del mantenimiento, monitorización, cambios u otras cosas, te tocan a ti.

Es por esto que si bien es una opción que ahorra costes (ya que eres tú mismo quien se encarga de todo) y tienes más control de los recursos, debes tener ciertos conocimientos técnicos y dedicar buena parte de tu tiempo a esta labor.

Por lo tanto, si eres alguien que tiene poca experiencia y apenas estás iniciando, te recomendamos contratar un VPS administrado, en el que el proveedor se va a encargar por ti de todas esas tareas, asegurando que tu sitio funcione bien.

¿Qué beneficios ofrece este tipo de hosting?

Contratar un VPS es una excelente opción si tu sitio web ha comenzado a crecer, tiene un gran tráfico de usuarios y se le considera ya como un negocio mediano o grande.

Entre las principales ventajas de contratar este servicio, están:

Instalación y configuración personalizada

Los softwares personalizados, normalmente son casi imposibles de instalar en los alojamientos compartidos debido a su alto consumo de recursos. Pero en el caso de los VPS, puedes hacerlo sin ningún problema, ya que este alojamiento proporciona lo necesario para que puedas personalizar.

Los VPS tiene como gran ventaja permitir cambios de software o hardware del hosting, lo que lo hace apto para ejecutar e instalar sistemas personalizados.

Precio asequible

Otro de los grandes beneficios de un servidor VPS es que al ser expandible y adaptarse al crecimiento de tu sitio, los costes se van ajustando. Por lo que a largo plazo, es mucho más barato que un servidor dedicado o incluso compartido, ya que necesitan ser actualizados en caso de que se excedan los recursos, siendo mucho más caros al final.

Entre las características que se incluyen en el precio están: Cloud VPS o discos SSD, panel de control simplificado, y mucho más.

Además, como este tipo de servidores se suelen ejecutar desde una nube, no son necesarios, en la mayoría de los casos, equipos de soporte dedicado, ya que todos los respaldos y datos del sitio web están en la nube, a tu alcance desde cualquier lugar.

Control total sobre tu servidor virtual

Con los servidores virtuales obtienes mayor control porque no debes compartir con otros usuarios, además de tener acceso a los cambios de hardware, root o instalaciones personalizadas, entre otras opciones.

El panel de control es fácil de administrar, sin necesidad de mayores conocimientos técnicos y cuenta con distintas funciones para que administres y delegues todas las funciones de forma rápida y eficaz.

Alta seguridad y filtrado de tráfico

En un VPS puedes crear tu propia seguridad junto con las medidas ya implementadas por tu empresa de alojamiento.

Permite bloquear accesos no deseados, hacer uso de listas negras o firewalls, así como filtrar el tráfico.

Además, cuenta con múltiples opciones de seguridad como SSH, detección de intrusiones de accesos no autorizados, copias de seguridad, antivirus y antimalware, configuraciones varias de roles de usuarios o permisos.

Flexibilidad y escalabilidad

Este tipo de hosting es una solución muy escalable porque no depende de un servidor físico.

Siempre que necesites actualizar o también hacer un “downgrade”, tu proveedor ajustará los límites para este VPS en un hipervisor.

Puedes personalizar tu hardware, realizar configuraciones de software y ejecutar tus propias aplicaciones sin ningún permiso.

Buen vecindario

Usar un VPS es como tener una casa en la que no te molestarán sin importar lo que hagan tus vecinos, ya que tienes una casa adosada completa para ti solo.